Saltear al contenido principal

Orígenes del Sacha Inchi

El Árbol de Maní, más conocido como Sacha Inchi fue traído a Colombia en el siglo XV por la cultura indígena Inga. Provenientes del Perú y encargados de contener las nuevas culturas indígenas conquistadas, se asentaron principalmente en el Putumayo ingresando por el corredor de los Andes.

Los Ingas son un pueblo de ascendencia Inca y se caracterizaron por ser guerreros, agricultores y grandes viajeros. Por sus amplios recorridos adquirieron conocimiento sobre medicina tradicional y el uso de plantas de poder como el Yagé, y frutos con altos contenidos nutricionales y medicinales como el Sacha Inchi.

Esta planta enredadera se produce en las selvas del Amazonas y Putumayo de forma natural y en regiones como el sur de Antioquia, norte del Valle, Cauca, Huila y Santander, presentándose como una alternativa de cultivo para las comunidades campesinas en lugar de la siembra de plantas ilícitas.

Actualmente Vhera Lucci tiene compromiso de trabajo con la cooperativa Sacha Colombia que asocia a más de 700 cultivadores en regiones como el Cauca (población indígena); Tolima (población campesina); Silvania (80% población femenina); Guaviare (víctimas del conflicto armado colombiano) y Antioquia (zonas de conflicto armado). De igual manera la marca trabaja con Discomerla, una asociación que agrupa poblaciones indígenas Embera que cultivan el Sacha Inchi en el Urabá antioqueño y chocoano.

Propiedades del Sacha Inchi

Este aceite que se extrae del fruto de la planta de Sacha Inchi contiene hasta 93,6% de ácidos grasos insaturados como el Omega 3 (48%); Omega 6 (36%) y Omega 9 (8%), que le otorgan al producto y a la piel beneficios como:

  • Propiedades antienvejecimiento para contener el paso del tiempo
  • Altos niveles de elasticidad que evitan la aparición de estrías y otras marcas en la piel
  • Hidratación profunda de los tejidos de la piel

Es especial para pieles sensibles.

Volver arriba
Buscar